miércoles, 7 de marzo de 2012

Breve reseña del concierto en Cádiz





   Volvimos ilusionados de nuestra visita a la “Tacita de Plata”. No sólo por la labor realizada, sino por quedarnos con la sensación de que hemos iniciado amistades que sobrepasan el terreno profesional.



    Sobre el concierto decir que la formación mostró un gran nivel, dado que el programa era bastante exigente, pues requería de unas capacidades interpretativas y de una resistencia no habitual, con poco margen para el lucimiento individual y altas probabilidades de errar. Al fin y al cabo, un concierto arriesgado, dirigido a una minoría y donde poco beneficio, salvo la satisfacción musical, íbamos a sacar.

   Para los entendidos y melómanos, el concierto fue todo una delicia, pues eran conscientes, a igual que los músicos, del valor artístico de lo que se pudo escuchar. Alguien, valiéndose del símil taurino,  comentó  que se trataban de auténticos “Miuras” y en honor a la verdad, en mucho lleva razón. 



    Sin embargo, hay que matizar una cuestión que sí ha suscitado alguna que otra voz discrepante. No ha sido otro el motivo que el interpretar todas  las composiciones con sus “Da Capos”, como originalmente reza en cada una de las partituras. La posición de la banda en este asunto ha sido clara en todo momento y aunque se planteó la posibilidad de eliminar estos, pues era evidente que para los  menos doctos el concierto requería de cierta atención que  se diluiría fácilmente ante estas composiciones “nuevas” a los oídos, se pensó y así se cree que había que respetarlos por el bien de la música y por consideración a los autores. Amén que en rara ocasión se volverán a escuchar tales composiciones en el mismo programa, dado que rara será la entidad que ose plantear el mismo.



   Sólo queda agradecer a todos aquellos que quisieron acompañarnos esa mañana de domingo su presencia, a D. Ildefonso Herrera (Hermano Mayor de la Hdad de la Sanidad) y a su Junta de Gobierno por la apuesta que hicieron en ofrecer este programa, el organizar el evento y darnos la posibilidad de ser nosotros los encargados de ofrecerlo, por no hablar del trato y su calidad humana. A  D. Juan Manzorro, por prestar su saber y su arte en  la presentación   y como no, a J. Manuel Ruiz, persona fundamental en toda esta historia, pues sin él sin duda, estaríamos ahora en otro punto mucho más lejano y perdido, y es que,   aunque esta historia aun es inconclusa y le faltan algunos capítulos, sabemos  reconocer a los que la han hecho posible.


Para escuchar el concierto al completo, podéis hacerlo en Patrimonio Musical, sección de descargas
http://www.patrimoniomusical.com/descarga1.htm



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada