lunes, 9 de febrero de 2015

La Banda ultima el repertorio para la procesión extraordinaria de la Gloriosa Asunción.


  Apenas  restan  cinco días para que una histórica estampa se reedite. Se repetirán 
imágenes que en muchos casos ocuparon nuestra infancia, pues jamás conocimos acompañando a nuestras  imágenes a otra banda que no fuera la de nuestro  pueblo. Muchos otros, que hoy conforman esta gran familia que es la banda de Cantillana,  ni siquiera habían nacido cuando la que hoy es su banda, acompañó por última vez a Ntra. Sra. de la Asunción.

  Y es que, en contra de lo que cantara Gardel, la espera de veinte años se nos ha hecho eterna. Es por tanto el próximo día 14 una cita ansiada en la que, seguro, en ganas nadie nos podrá ganar y con certeza, será toda esa  tarde  un soplo en nuestra memoria.

   Como requiere  la ocasión, nos encontramos inmersos en una actividad frenética perfilando hasta el más mínimo detalle de nuestra participación, codo con codo junto a la Junta de Gobierno de la Hdad Asuncionista. El momento llegará tras la Misa Pontifical, sobre las 14h30’. Si  bien es cierto que no necesita la Santísima Virgen  de abalorios ni acompañamiento alguno, pues Ella se basta para hacer único día tan señalado,  de igual modo no será esto excusa para descuidar un ápice de nuestra intervención el tiempo que tengamos la fortuna de acompañarla.

  En estos días previos, hemos podido palpar de primera mano como  la expectación comienza a dejar su  sitio a la  inquietud por que llegue este momento  tan especial. Lo vivimos hace unos días, en el magnífico pregón que ofreció D.  Miguel Ángel Martínez Jiménez para ensalzar tan especial onomástica y donde pudimos contribuir, primero acompañando a tan excepcional declamador y por último, cerrando el acto con la presentación de dos composiciones musicales ex profeso para día tan señalado: “Gloriosa y Cantillanera” de  D. Sigfrido Usina y “La Asunción de María”, del que fuera director de esta formación D.  Juan de Dios Espinosa.


  Restan apenas cinco días para que la espera termine y “La Soledad de Cantillana”, aguarda para responder a la confianza que el pueblo asuncionista ha depositado en ella. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada